Hijo PródigoComienzo con la letra de una canción que ha impactado mi vida los últimos 3 días.

“Vengo ante Tí Señor, vengo a pedirte perdón

He de entender que solo en Ti tengo seguridad y felicidad

Hoy vengo a Ti, rogando que mi vida

Hoy vuelva a ser como era, junto a Ti Señor.

Se que desperdicié, todo lo que recibí

Y hoy vuelvo a Ti, rogando Señor, que Tu me des el perdón

Quiero entregarte hoy, todo lo mejor que hay en mi

He de seguir no volveré atrás, te amo Señor Jesús.”

Anuncios

Cuando estaba muy pequeño y mis padres me tomaban en sus brazos, venían hermanos y les decían: “cuando crecen es el problema”. Fui creciendo y cuando ya era casi un adolescente: “ya verá que a esa edad son tremendos los jovencitos, ya lo verán”. Luego fui creciendo y esas predicciones jamás pasaron, soy una persona, gracias a Dios, que nunca ha desfallecido en el camino de la búsqueda de Dios.

Mis padres decidieron no permitir que esos miedos despertaran. En cambio ellos despertaron su fe. Ellos no esperaron que sus hijos causaran problemas, esperaron que se destacaran. Esperan que hagan grandes cosas con sus vidas.


La mayoría de personas tiene una idea totalmente equivocada y distante de lo que es verdaderamente un cristiano. Muchos piensan que los cristianos somos aburridos, que no nos gusta divertirnos ni disfrutar de las cosas bellas de la vida. Muchos piensan que el cristiano tiene un montón de ataduras y prohibiciones de un sin fin de cosas como el alcohol, las malas palabras, el cigarro, el sexo, las discotecas, las fiestas y trasnochadas. Algunos otros piensan que los cristianos somos tontos porque el pastor nos quita el dinero con los diezmos y las ofrendas, que nos hemos dejado lavar el cerebro y ahora solo andamos viendo qué regalarle al pastor o a un hermano.

Esa es la idea que tiene la gente cuando ve el evangelio por fuera, cuando hablan sin mayor conocimiento más que con sus presunciones y arrebatados juicios. Esa es la idea que todos los que están fuera del evangelio tienen acerca de convertiste en un cristiano. Yo he sido testigo como padres de familia prefieren que sus hijas e hijos vayan a lugares de mala muerte en la noche que ir a una iglesia cristiana el domingo por la mañana. Hay padres que les han dicho a sus hijos, te permito TODO, menos que te hagas cristiano.



En varias ocasiones he escuchado “Hablas solo porque tienes boca” haciendo referencia de cuando opinamos de algo que no tenemos idea o información contundente para emitir un juicio de valor. Creo que son contados los seres humanos que no han abierto su boca apresuradamente para dar su punto de vista sobre algo de lo cual no conocen verdaderamente. El hablar sobre cuestiones que desconocemos nos ha acarreado desventuras y situaciones que juegan en contra.


Creo que todos y cada uno de nosotros hemos escuchado la frase “Yo hago lo que se me ronca la gana” al dar a entender que la persona es libre de hacer lo que ella quiera, cuando quiera y como quiera. Si bien es cierto hay leyes, pero cada uno toma la decisión de respetarlas o no, por lo tanto al final viene siendo casi lo mismo, que la gente hace lo que se le venga en gana hacer.


Más de alguna vez nos hemos sentido perdidos, confundidos y desubicados, lo que nos hace correr alocadamente a un lugar tranquilo, lejos de los demás donde podamos aclarar nuestros sentimientos, nuestra esencia y a verdad. Hay muchas personas que han hecho de su vida exactamente eso, una interesante y fascinante falsa realidad.

Manejamos el automóvil que no podemos pagar, disfrutamos el viaje de nuestra vida que no podemos costearnos, hablamos en el celular que nos está dejando pobres, vivimos la vida que más temprano que tarde nos hará caer en el abismo gigante de la banca rota y la clasificación “C” del sistema financiero.


¿Cuántos quisieran vivir nuevamente su infancia? Creo que la mayoría quisiera vivir nuevamente esos maravillosos años cuando eran unos pequeños críos, donde casi nada les preocupaba y no tenían tanta conciencia del mal o del bien. Pensaban que sus padres era superhéroes que nadie podía contra ellos. No tenían idea de lo que a mamá y a papá les costaba comprar todo lo necesario y no necesario para vivir. Lo único que importaba en tu vida era jugar y obtener buena nota en la escuela.


Yo creo que el efecto de recibir una dosis grande diaria de televisión, leer tanta grasa de artistas y famosos y tomarse en serio todo lo que los medios de comunicación transmiten, es que se ha construido en la mayoría de los seres humanos una realidad paralela donde los valores se convierten en antivalores, donde lo recatado se ha convertido en algo fuera de foco, desactualizado y no compatible con el hoy; donde el amor ha escaseado tanto que su sinónimo más cercano y entendible es tristemente el sexo, donde el fumar y tomar se han convertido en las actividades que dan estatus y popularidad entre los más jóvenes, donde el uso de las drogas es algo necesario para poder realizar un determinado esfuerzo o para salir de una tristeza y depresión, donde el aborto es el remedio para ocultar el error y los resultados nefastos del sexo ilícito y noches desordenadas. Lo más increíble de todo es que ahora lo bueno es lo desfasado y lo malo es lo popular y lo que te hace estar “IN” en la red llamada sociedad.