Si te lees los 18 versículos del primer capítulo del libro de Josué, encontrarás una frase que sin duda te llamará la atención “Esfuérzate y sé valiente”.

Todo aquel que haya leído la historia de Josué sabrá que el reto que tenía por delante, de conquistar la tierra, era muy grande y complicado, tomando en cuenta que el pueblo de Israel no era precisamente un pueblo de guerreros. Venían de una esclavitud de muchos años en Egipto y por si esto fuera poco, muchos de los que estaban vivos en ese momento antes de conquistar habían nacido en el desierto y no sabían más que caminar en ese lugar.

A pesar del gran reto de estrategia y táctica militar para la conquista, al leer bien el capítulo uno, parece ser que el meollo del asunto no era precisamente el de la guerra contra los habitantes de aquellas tierras; sino más bien el tema más importante en sobremanera era de no apartarse ni adiestra ni a siniestra de la Ley que Dios le había dado a Moisés, su antecesor.

Anuncios