Yo creo que el efecto de recibir una dosis grande diaria de televisión, leer tanta grasa de artistas y famosos y tomarse en serio todo lo que los medios de comunicación transmiten, es que se ha construido en la mayoría de los seres humanos una realidad paralela donde los valores se convierten en antivalores, donde lo recatado se ha convertido en algo fuera de foco, desactualizado y no compatible con el hoy; donde el amor ha escaseado tanto que su sinónimo más cercano y entendible es tristemente el sexo, donde el fumar y tomar se han convertido en las actividades que dan estatus y popularidad entre los más jóvenes, donde el uso de las drogas es algo necesario para poder realizar un determinado esfuerzo o para salir de una tristeza y depresión, donde el aborto es el remedio para ocultar el error y los resultados nefastos del sexo ilícito y noches desordenadas. Lo más increíble de todo es que ahora lo bueno es lo desfasado y lo malo es lo popular y lo que te hace estar “IN” en la red llamada sociedad.

Anuncios