Acumular DineroAl ver las noticias nacionales e internacionales, me convenzo cada día más que el ser humano se está auto programando para recoger y amontonar. Entre más trabajas y más dinero, bienes o placer tienes, más quieres el siguiente día. Tienes un deseo desesperado de recoger tener más y más cada día. Se vuelve un deseo prácticamente insaciable el amontonar riqueza, bienes o placer en esta vida.

¿Por qué los hombres más ricos del mundo siguen trabajando? Aunque los millonarios tengan la vida hecha y su manutención asegurada para toda su existencia en la tierra, siguen trabajando igual o más que cuando no tenían tanto dinero. Es evidente que no trabajan para vivir bien y gozar de la vida, viven para tener más y más, y luego amontonar. Te vuelves tan adicto al recoger y amontonar que ya ni siquiera lo haces para ti y tus futuras generaciones, lo haces solo por hacerlo, por tenerlo en la cuenta de banco. Nunca es suficiente.

Anuncios

Poder espiritualFalta poder, este es el sello que puede ponerse en la hoja de vida de más de algún cristiano. Tienen la preparación adecuada, han hecho todos los preparativos y arreglos necesarios; trabajan fuerte y fielmente; pero todo queda grandemente en un nivel humano.

Si confías en la educación y preparación, vas a lograr solamente eso para lo cual te educaron y prepararon. Pero cuando confías en Dios obtienes lo que Dios puede hacer.


Miles y miles de parejas se divorcian todos los años. En los últimos tiempos, millones de personas se dieron por vencidas y rompieron los lazos matrimoniales.

Es más, en algunos lugares hay más divorcios que matrimonios cada semana. Los hogares se están desintegrando. Las madres están abandonando la lucha y los padres están desertando.

Por cada hogar que se destruye por medio del divorcio y separación, hay niños que aprenderán lo que significa estar heridos y cómo odiar. Cada uno de estos chicos y chicas querrán vengarse de este mundo por esa realidad que les tocó vivir.

Es muy probable que esa razón por la cual, mientras tu lees esta reflexión, centenares de personas serán robadas, violadas, golpeadas y hasta asesinadas por los hijos de esta clase de hogares.

Creo que ahora he llamado tu atención acerca del por qué Dios está interesado en lo que respecta al matrimonio.

Algunos “iluminados mentales” han salido con una solución: si los matrimonios son tan complejos y confusos, ¿por qué no descartarlos? ¿por qué no simplemente botar todo eso del matrimonio? ¿por qué no viven los dos simplemente a manera de prueba, y si no logran entenderse, se separan, sin que queden vínculos ni responsabilidades?


Hubo un personaje de la historia que fue emblemático en la cultura estadounidense, estoy hablando del vigésimo sexto presidente de esa nación, Roosevelt.
Todos los que visitaron a este caballero quedaron asombrados por la profundidad y la diversidad de sus conocimientos. Fuese un vaquero o un soldado de caballería, un político de renombre o un doctor en medicina quien lo visitaba, Roosevelt sabía de qué hablar. ¿Cómo lo lograba? La respuesta le parecerá hasta absurda de lo sencilla que es. Siempre que Roosevelt esperaba a un visitante se quedaba hasta muy tarde la noche anterior a su llegada, instruyéndose en el tema sobre el cual sabía que se interesaba particularmente el huésped esperado.
Roosevelt no ignoraba, como los grandes líderes, que el camino real hasta el corazón es hablarle de las cosas que más preciadas le son.


Este tema es por demás escabroso, creo que más de una persona hará un comentario poco agradable al respecto, pero ni modo, tarde o temprano tenía que escribir acerca de esta triste y lamentable realidad. Las críticas y la no comprensión al familiar (papá, mamá, hijo o hija) que ha tomado la decisión de ir a una iglesia (sobretodo la cristiana evangélica) se ha vuelto la experiencia vivida en muchos hogares en todo el mundo, la cual deja mal parados tanto a los familiares no conversos como a los conversos.


¿Cuántos quisieran vivir nuevamente su infancia? Creo que la mayoría quisiera vivir nuevamente esos maravillosos años cuando eran unos pequeños críos, donde casi nada les preocupaba y no tenían tanta conciencia del mal o del bien. Pensaban que sus padres era superhéroes que nadie podía contra ellos. No tenían idea de lo que a mamá y a papá les costaba comprar todo lo necesario y no necesario para vivir. Lo único que importaba en tu vida era jugar y obtener buena nota en la escuela.


Cropped screenshot of Yul Brynner as Ramses fr...
Image via Wikipedia

Más de alguna vez hemos visto la famosa película estadounidense de 1956 Los Diez Mandamientos, protagonizada por el famoso actor Charlton Heston interpretando a Moisés y a Yul Brynner personificando al Faraón Ramsés II. En ese filme observamos que el Faraón de primas a primeras no accedió a la solicitud de Moisés la cual era liberar al pueblo esclavo Israel. Primero Moisés lo intentó por la forma diplomática, con una conversación con el Faraón, este último no entendió razón y siguió con su terquedad. Viendo Dios lo arrogante y terco que era, endureció aún más su corazón a tal grado de no ceder ante cualquier intento de persuasión de parte de Moisés. Recurriendo a las famosas plagas de Egipto siendo la última, la muerte de todos los primogénitos egipcios, Ramsés II dobló el brazo y aceptó que Moisés se llevara al pueblo esclavo.