Navidad-ConsumismoRecuerdo con mucho agrado los primeros años de mi vida, cuando era un niño y mis dos únicas preocupaciones eran estudiar y jugar. Para los que no dejábamos grado la culminación del año escolar significaba el inicio de una de las mejores épocas del año: las vacaciones de fin de año.

Si creciste en El Salvador no me dejarás mentir que la programación de la televisión nacional era una gran cosa, la famosa “gente chica” era la franja infantil favorita por muchos. No faltaban películas como “El Niño del Tambor”, “La Guerra de las Galaxias”, “Willy Wonka y la Fábrica de Chocolates (1971)”, “La Novicia Rebelde”, y muchas más. Era una época donde florecían los cursos de verano de música, deporte, danza, y mil cosas que se te puedan ocurrir.

Anuncios

Acumular DineroAl ver las noticias nacionales e internacionales, me convenzo cada día más que el ser humano se está auto programando para recoger y amontonar. Entre más trabajas y más dinero, bienes o placer tienes, más quieres el siguiente día. Tienes un deseo desesperado de recoger tener más y más cada día. Se vuelve un deseo prácticamente insaciable el amontonar riqueza, bienes o placer en esta vida.

¿Por qué los hombres más ricos del mundo siguen trabajando? Aunque los millonarios tengan la vida hecha y su manutención asegurada para toda su existencia en la tierra, siguen trabajando igual o más que cuando no tenían tanto dinero. Es evidente que no trabajan para vivir bien y gozar de la vida, viven para tener más y más, y luego amontonar. Te vuelves tan adicto al recoger y amontonar que ya ni siquiera lo haces para ti y tus futuras generaciones, lo haces solo por hacerlo, por tenerlo en la cuenta de banco. Nunca es suficiente.


enfoqueAl mirar la historia, el presente y terroríficamente también el futuro, nos encontramos con un problema exageradamente grande en el comportamiento del ser humano:  EL ENFOQUE.

En demasiadas ocasiones prima los tesoros terrenales que las recompensas eternas. La mayoría de las personas están más interesadas en las cosas de la tierra que en las cosas del cielo. Pero ¿por qué de este comportamiento? Tomando en cuenta que nuestra mente es finita, se puede decir que este comportamiento es hasta un tanto racional. Sin embargo, al meditar en la Biblia nos damos cuenta que el darle prioridad a las cosas terrenales antes que a las recompensas del cielo, es una manera de pensar y actuar totalmente distante a un sano juicio.


Escribir tu vidaEstamos a prácticamente 3 días para terminar el primer mes de este año nuevo 2014. Ya una página de 12 está a punto de ser impresa en el árbol de tu vida.

¿Qué dice esa página que tiene por título Enero? Algo te puedo decir, vacía no está. Algo debes de tener y es por eso que hoy escribo estas líneas. Haz el ejercicio de leer las notas que tus decisiones han escrito en tu vida. Después de todo es tu vida y no la de otro.

¿Estás caminando viendo hacia el pasado? ¿estás recorriendo el 2014 pensando en los pasos que diste o no diste en 2013? Para avanzar irremediablemente debes de enfocarte en el presente y tener una visión de un futuro prometedor. Que el pasado solo sirva para recordarte de las decisiones que trajeron bienestar a tu vida; pero también para traer a memoria aquellos errores y no volverlos a repetir.


Falsa alegríaHe pensado mucho en escribir esta reflexión debido a que se trata de un tema muy sensible en la iglesia de hoy en día y por ende causante de mucha polémica. Mi intención no es poner limón y sal en la herida abierta, sino todo lo contrario, tomar hilo y cerrar esas heridas abiertas causadas por los pecados deliberadamente realizados a lo largo de nuestra vida.

En la actualidad la iglesia cristiana tiene mucha más actividad que hace 15 o 20 años. Las iglesias se han modernizado a las nuevas tendencias de comunicación de la sociedad. Eso en si no es precisamente malo, ya que aplicado de la manera correcta, ayuda a que el mensaje de salvación de nuestro Señor Jesucristo llegue a las personas de una manera más efectiva.


Si hago la pregunta ¿Cuántos cristianos han sufrido discriminación por parte de las personas que no son cristianas? Creo que la mayoría levantaría la mano y diría que ha sido víctima al menos en una ocasión de bromas, comentarios o acciones discriminatorias debido a nuestra elección de servir y seguir a Jesús.

Yo se lo que significa ser un niño, un joven y un adulto cristiano. Tuve la oportunidad de nacer en un hogar con padres cristianos y se que la vida fuera de casa para un cristiano es bastante fuerte, tanto así que pocos llegan a adultos para contarlo. En el camino han desfallecido muchos que eran cristianos cuando joven, víctimas de la presión de los amigos que decían que ser cristianos es algo anticuado y aburrido, claro en otras palabras. No falta el comentario que dice “yo no soy tonto para ir a la iglesia y que me roben el dinero con los diezmos y ofrendas”, “para que el pastor se compre un carro nuevo mejor no voy a la iglesia” y cosas por el estilo.


Si te lees los 18 versículos del primer capítulo del libro de Josué, encontrarás una frase que sin duda te llamará la atención “Esfuérzate y sé valiente”.

Todo aquel que haya leído la historia de Josué sabrá que el reto que tenía por delante, de conquistar la tierra, era muy grande y complicado, tomando en cuenta que el pueblo de Israel no era precisamente un pueblo de guerreros. Venían de una esclavitud de muchos años en Egipto y por si esto fuera poco, muchos de los que estaban vivos en ese momento antes de conquistar habían nacido en el desierto y no sabían más que caminar en ese lugar.

A pesar del gran reto de estrategia y táctica militar para la conquista, al leer bien el capítulo uno, parece ser que el meollo del asunto no era precisamente el de la guerra contra los habitantes de aquellas tierras; sino más bien el tema más importante en sobremanera era de no apartarse ni adiestra ni a siniestra de la Ley que Dios le había dado a Moisés, su antecesor.


Cuando estaba muy pequeño y mis padres me tomaban en sus brazos, venían hermanos y les decían: “cuando crecen es el problema”. Fui creciendo y cuando ya era casi un adolescente: “ya verá que a esa edad son tremendos los jovencitos, ya lo verán”. Luego fui creciendo y esas predicciones jamás pasaron, soy una persona, gracias a Dios, que nunca ha desfallecido en el camino de la búsqueda de Dios.

Mis padres decidieron no permitir que esos miedos despertaran. En cambio ellos despertaron su fe. Ellos no esperaron que sus hijos causaran problemas, esperaron que se destacaran. Esperan que hagan grandes cosas con sus vidas.


Recuerdo que en el año 1996 escuché en una iglesia un par de conceptos que nunca se me olvidarán, la Voluntad Perfecta y la Voluntad Permisiva de Dios. Créeme que es súper sencillo de comprender pero hasta ese momento no sabía como llamarle al hecho cuando una persona no hace la voluntad de Dios, se le llama voluntad permisiva.

Tu sabes que como seres humanos, Dios nos ha brindado un libre albedrío. Significa que si lo deseas puedes hacer lo bueno y lo malo. Está en tus manos tomar cualquiera de estas opciones: esta tarde después del trabajo enamorar a tu esposa llevándole rosas y escribiéndole un poema, o bien puedes buscar en la lista de celulares de viejas amigas e invitarla a un “café” que terminará en noche de tragos e infidelidades.

Hoy no escribo para persuadirte a que busques hacer la voluntad perfecta de Dios o la permisiva; sino más bien escribo para hacerte ver las diferencias abismales entre ambas. Estamos claros que Dios te brinda un libre actuar y pensar, es más, hasta nos da la opción de creer en Él o no; pero eso no significa que todo lo que hagamos esta bien o acorde a la santa y perfecta voluntad de Dios.