Cuando Dios elaboró el plan de tu vida, eligió a las personas adecuadas, las circunstancias y las oportunidades correctas. Ya ha liberado en tu futuro su favor, oportunidades sobrenaturales, conexiones divinas. Debes entrar a las bendiciones de Dios, Él ya tiene preparado todo para ti y para mi, ya las está liberando en el futuro. Tal vez no las puedas ver, ni entender, pero eso no significa que no existan. No pierdas la fe y sigue dando lo mejor de ti; te sorprenderás a lo que llegarás.

Anuncios

Muchos decimos que somos cristianos solo porque vamos a una iglesia donde se predica a Cristo crucificado. La palabra “cristiano” engloba un significado mucho más grande e integral que al simple hecho de congregarse frecuentemente. Cuando alguien dice ser cristiano, significa que esa persona sigue a Cristo, es un seguidor de Jesús, el Cristo permitiendo que Él sea el principal en su vida.


El hecho que para un ciudadano sea correcto manejar su vehículo a 120 km/h en carretera donde la velocidad límite sea 80 km/h, no significa que este en lo correcto. Un policía de tránsito perfectamente le puede poner una infracción ya que ese ciudadano quebrantó la ley que establece que es incorrecto sobrepasar los límites de velocidad. Hay muchas situaciones en la vida que al hombre le parecen “correctas” sin embargo no significa que lo sean realmente. Tomamos las riendas de nuestra vida sin ninguna experiencia previa, pensando que tenemos claro qué es lo beneficioso para nosotros y qué no. Establecemos patrones de conducta en nuestra vida en base a nuestro criterio que no necesariamente tiene que ser el mejor o el correcto. ¿Qué es lo que quiero decir? Que podemos estar mejor, que podemos tener un mejor nivel de vida (y no solo me refiero a la económico) si tan sólo le consultáramos a Dios, a nuestro Creador, a quien nos diseñó, qué es lo correcto hacer en nuestra vida.