Ni yo me lo creo, ya llevo más de dos horas frente al teclado oyendo linda música, además es el día de mi cumpleaños y no sé qué escribir. No es falta de inspiración o motivación, creo que son tantas vivencias que se me vienen a la mente, tantos recuerdos, tantos años que jamás volverán, tantos momentos inolvidables que por más que quiera no se repetirán, lo que me vuelve difícil entrelazar las ideas.

Anuncios

Desde que tengo memoria, uno de los mayores tormentos (después de la muerte) que ataca a la raza humana es la enfermedad. Estas han venido evolucionando conforme pasa el tiempo, han sufrido mutaciones y se han hecho más poderosas y difíciles de combatir por la medicina moderna.

Hay enfermedades tan sencillas como una gripe y tan graves como un cáncer; hay enfermedades que te hacen sentir un tanto incómodo y otras que te hacen salir disparado al hospital. El cuerpo humano es muy complejo, y ningún doctor conoce realmente la cura para cada mal. Todos los días, cada hora, cada minuto hay personas que se mueren por causa de las enfermedades. Este padecimiento no ve raza, edad, tamaño o status social, nadie está libre a no sufrir una enfermedad, por más controles que se haga o por más dinero que tenga para que lo atienda los mejores doctores del mundo.