La mayoría de personas tiene una idea totalmente equivocada y distante de lo que es verdaderamente un cristiano. Muchos piensan que los cristianos somos aburridos, que no nos gusta divertirnos ni disfrutar de las cosas bellas de la vida. Muchos piensan que el cristiano tiene un montón de ataduras y prohibiciones de un sin fin de cosas como el alcohol, las malas palabras, el cigarro, el sexo, las discotecas, las fiestas y trasnochadas. Algunos otros piensan que los cristianos somos tontos porque el pastor nos quita el dinero con los diezmos y las ofrendas, que nos hemos dejado lavar el cerebro y ahora solo andamos viendo qué regalarle al pastor o a un hermano.

Esa es la idea que tiene la gente cuando ve el evangelio por fuera, cuando hablan sin mayor conocimiento más que con sus presunciones y arrebatados juicios. Esa es la idea que todos los que están fuera del evangelio tienen acerca de convertiste en un cristiano. Yo he sido testigo como padres de familia prefieren que sus hijas e hijos vayan a lugares de mala muerte en la noche que ir a una iglesia cristiana el domingo por la mañana. Hay padres que les han dicho a sus hijos, te permito TODO, menos que te hagas cristiano.

Anuncios