El secreto del amor


La vida del cristiano es de amor. Puedes vivir sin amar pero no es la genuina vida de un cristiano, a menos que no estés marcado por un amor como el de Cristo. El amor es la marca característica de todo cristiano. El que no ama sencillamente NO es cristiano (1 Juan 4: 7Amados, amémonosSigue leyendo “El secreto del amor”

Desmayan delante de nosotros


Si hago la pregunta ¿Cuántos cristianos han sufrido discriminación por parte de las personas que no son cristianas? Creo que la mayoría levantaría la mano y diría que ha sido víctima al menos en una ocasión de bromas, comentarios o acciones discriminatorias debido a nuestra elección de servir y seguir a Jesús. Yo se loSigue leyendo “Desmayan delante de nosotros”

Conduce tu Noviazgo como Dios manda


Miles y miles de parejas se divorcian todos los años. En los últimos tiempos, millones de personas se dieron por vencidas y rompieron los lazos matrimoniales. Es más, en algunos lugares hay más divorcios que matrimonios cada semana. Los hogares se están desintegrando. Las madres están abandonando la lucha y los padres están desertando. PorSigue leyendo “Conduce tu Noviazgo como Dios manda”

El Envidioso


Envidiar es una emoción que no sólo implica anhelar lo que la otra persona tiene, querer estar pasando por la misma circunstancia que el otro; el acto de envidiar implica mucho más: te coloca en un plano de continua insatisfacción y de queja permanente. La envidia nace de la sensación o de la creencia deSigue leyendo “El Envidioso”

¿Es lo mismo un Asesino en Serie que un Fornicario en Serie?


No es lo mismo robar cien dólares que robar un millón de dólares, pero el hecho es el mismo: ROBAR. Entiendo que tampoco es lo mismo ser un asesino en serie que un fornicador en serie, pero el hecho es el mismo: PECAR. No existen los pecados grandes y los pecados chiquitos, todos nos alejanSigue leyendo “¿Es lo mismo un Asesino en Serie que un Fornicario en Serie?”

¿Alguien me puede decir el por qué nací, el por qué estoy vivo?


Nadie pidió ser hombre o mujer, nadie pidió nacer en Europa, África, América o cualquier otro lugar del mundo, nadie solicitó su color de piel, ni su color de ojos, ni la forma de su cara. Ninguno de nosotros puso condición para nacer y tener los padres que tiene, ni la estatura máxima que ibaSigue leyendo “¿Alguien me puede decir el por qué nací, el por qué estoy vivo?”

Ganarse la vida legítimamente


Estoy leyendo las cartas de Pablo al joven Timoteo y me sorprendo de la claridad con que le habla. A cualquiera le pudiera parecer “pesada” la manera en que Pablo le habla al joven, pero lejos de ser toscas, son palabras muy sensatas, llenas de honestidad y muy puntuales. Creo que Pablo deseaba que TimoteoSigue leyendo “Ganarse la vida legítimamente”

Sin Saberlo Hospedaron Ángeles


Somos un poco más de 5 millones de salvadoreños en un territorio de 21 mil km2, eso significa que irremediablemente cuando sales te encuentras con al menos un conocido, amigo, vecino o alguien que se relacionó contigo de alguna manera. Pero también te encuentras personas en los lugares menos pensados.  Recuerdo que caminando cerca deSigue leyendo “Sin Saberlo Hospedaron Ángeles”

¿Te sientes incomprendido?


Uno de los mayores padecimiento de este siglo es sin lugar a dudas la incomprensión. Ahora en día la vida es mucho más compleja que hace 20 años, y muchísimo más complicada que hace 100 años. Sin embargo los problemas, las situaciones raíces siguen siendo prácticamente las mismas, solo un poco más difíciles de superar.

¿Para qué soy bueno?


Hasta los gemelos tienen diferencias entre ellos, nadie es igual al otro, todos tenemos una personalidad singular, un rostro y cuerpo diferente. Ninguno de nosotros somos iguales, algunos nos gusta comer grasoso, a otros comer saludable; a unos nos gustan los colores fuertes, a otros les gusta los colores pasteles; a unos nos gustan laSigue leyendo “¿Para qué soy bueno?”