Hasta los gemelos tienen diferencias entre ellos, nadie es igual al otro, todos tenemos una personalidad singular, un rostro y cuerpo diferente. Ninguno de nosotros somos iguales, algunos nos gusta comer grasoso, a otros comer saludable; a unos nos gustan los colores fuertes, a otros les gusta los colores pasteles; a unos nos gustan la playa, a otros les gusta la montaña; unos prefieren el frío, otros el calor; unos le van al Barcelona, otros al Madrid (engañados, jajajaja). Todos y cada uno de nosotros somos personas únicas, diferentes y sin reemplazo. En verdad nos convertimos en unas obras de arte sin par, Dios nos creó y quebró el molde después. Jamás existió ni existirá otro Josué Guzmán idéntico a mi persona, para bien o para mal no habrá otro como yo. Somos singulares, somos únicos, somos diferentes.

Anuncios