Hoy no escribiré una reflexión como suelo hacerlo, sino más registraré algunos de mis pensamientos en estas líneas electrónicas del blog. Un 21 de junio de hace mucho tiempo nació este tu servidor en la ciudad de San Salvador. Mis padres se preocuparon un poco al ver mi pequeño tamaño, tanto así que ocupaban un cojín para tomarme en sus brazos, pero gracias a Dios poco a poco fui tomando forma (de barrilito) y recuperé un poco el crecimiento.

Anuncios