Esta frase es muy común para todos nosotros. La ocupamos cuando nos vemos en la misma situación penosa dos o más veces, cuando cometemos el mismo error más de una vez en circunstancias similares, y el uso más famoso es cuando andamos en un noviazgo o relación con la misma persona después de sufrir un desenlace poco esperado.

Esa frase da a entender que no entendemos a la primera y muchas veces ni a la segunda, nos equivocamos una vez y nos volvemos a equivocar con lo mismo nuevamente. Creo que es parte de la naturaleza humana el cometer el mismo error una y otra vez, sin embargo esto no significa que es una buena práctica o algo saludable. Es una “maña” que se debe de quitar en nuestras vidas.

Anuncios