OrarLa palabra oración ha llegado a ser una palabra negativa. ¿Por qué lo digo? El ministerio de oración es uno de los que menos le interesa a la gente participar. Regularmente el culto de oración son de los menos concurridos. Si digo que predicaré acerca de la oración, en lugar de atraer, ahuyentaré a la gente. Como siempre, hay más de una razón por la cual la oración se ha hecho algo negativo.

  • La repetición, sin saber nunca cuántas veces hay que repetirle a Dios lo mismo para que nos escuche.
  • La falta de respuesta a muchos de nuestros pedidos (según Santiago), porque pedimos mal.
  • Creer que orar es pedir y pedir.
  • Pedir cosas que Dios espera que las hagamos nosotros.
  • Pedir cosas que ya Él prometió darnos.
  • No recibir las cosas necesarias para la vida, porque no buscamos primero su reino.
Anuncios

amorsupremoLa vida del cristiano es de amor. Puedes vivir sin amar pero no es la genuina vida de un cristiano, a menos que no estés marcado por un amor como el de Cristo.

El amor es la marca característica de todo cristiano. El que no ama sencillamente NO es cristiano (1 Juan 4: 7Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. 8El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor).

Mientras más cercano a la pureza y perfección sea tu amor por el prójimo, más como Cristo resultas ser.


¿Nunca le has hecho un cumplido a algún extraño? ¿A un empleado de un banco al momento de cambiar un cheque? ¿A un asistente en el consultorio del doctor? ¿A quien te atendió en un almacén?

Creo que me dirás “eso de hacer cumplidos a los extraños no es conmigo”. Pues en nuestros días te diré que es hasta un poco peligroso. Pero más de alguno de nosotros lo hemos hecho.


Hubo un personaje de la historia que fue emblemático en la cultura estadounidense, estoy hablando del vigésimo sexto presidente de esa nación, Roosevelt.
Todos los que visitaron a este caballero quedaron asombrados por la profundidad y la diversidad de sus conocimientos. Fuese un vaquero o un soldado de caballería, un político de renombre o un doctor en medicina quien lo visitaba, Roosevelt sabía de qué hablar. ¿Cómo lo lograba? La respuesta le parecerá hasta absurda de lo sencilla que es. Siempre que Roosevelt esperaba a un visitante se quedaba hasta muy tarde la noche anterior a su llegada, instruyéndose en el tema sobre el cual sabía que se interesaba particularmente el huésped esperado.
Roosevelt no ignoraba, como los grandes líderes, que el camino real hasta el corazón es hablarle de las cosas que más preciadas le son.


Cuando Dios elaboró el plan de tu vida, eligió a las personas adecuadas, las circunstancias y las oportunidades correctas. Ya ha liberado en tu futuro su favor, oportunidades sobrenaturales, conexiones divinas. Debes entrar a las bendiciones de Dios, Él ya tiene preparado todo para ti y para mi, ya las está liberando en el futuro. Tal vez no las puedas ver, ni entender, pero eso no significa que no existan. No pierdas la fe y sigue dando lo mejor de ti; te sorprenderás a lo que llegarás.


Ni yo me lo creo, ya llevo más de dos horas frente al teclado oyendo linda música, además es el día de mi cumpleaños y no sé qué escribir. No es falta de inspiración o motivación, creo que son tantas vivencias que se me vienen a la mente, tantos recuerdos, tantos años que jamás volverán, tantos momentos inolvidables que por más que quiera no se repetirán, lo que me vuelve difícil entrelazar las ideas.


Es increíble la fascinación peyorativa que tenemos sobre el pasado, muchos no viven del presente sino del pasado, de sus glorias pasadas. Estaría bien ver hacia atrás, recordar algunos éxitos y luego ver hacia delante, hacia arriba ya inspirados y seguros que haremos todavía algo mejor. Lamentablemente la mayoría mira hacia atrás para hacerse daño casi irremediablemente.

Tanta tela que cortar en este tema del pasado que resulta muy difícil enfocarse en algo en particular. Hoy trataré de dejarte claro que el pasado debe ser quitado de tu vida, que no te es provechoso llorar tu vida pasada, los acontecimientos y hechos del pasado. Ahora es tiempo de volver la vista hacia arriba y extenderte hacia delante, mirando nuevos horizontes, nuevos retos, nuevas realidades.


¡Cuántas preguntas tengo en mi mente! ¡Cuántas interrogantes surgen todos los días! Son un sinfín de emociones, vivencias y reacciones las que provocas en mi vida y eso que mis ojos todavía no te ven este día. Ahora en la mañana fue un increíble momento, sentado en una bicicleta de gimnasio con mis ojos cerrados, sin importar lo que los demás piensen, estaba pensando en Ti, en el futuro muy prometedor que tengo a tu lado.


Si no has leído el capítulo 17 de Lucas te lo recomiendo, es sencillamente genial. Hay tanta enseñanza que no me decidía por cual escribir. Pero me llamó la atención la experiencia vivida por Jesús al encontrarse con 10 hombres leprosos que obviamente querían el favor de ser sanados. Jesús solo les dijo que se presentaran a los sacerdotes y fue justo en el camino cuando ellos fueron limpiados.