El común de los hombres se interesa más por su propio nombre que por todos los demás de la tierra. Si se recuerda ese nombre y lo menciona cotidianamente, el dueño se sentirá muy halagado. Pero si se olvida o se escribe mal ese nombre, hemos ganado una gran desventaja con esa persona.

A veces es muy difícil recordar un nombre, sobretodo si no es de por acá.

Recordar y honrar los nombres de nuestros amigos y allegados, es uno de los secretos mejores guardados para que en la vida nos vaya con gran éxito.

Si somos propietarios de un negocio debemos de saber los nombres de nuestros empleados. Si somos jefes, debemos saber los nombres de nuestros colaboradores, si tenemos compañeros de trabajo; debemos saber de memoria los nombres de nuestros compañeros.

Anuncios

Debemos de comenzar por algo que todo el mundo sabe, o al menos se supone que sabe: Que la expresión de un rostro es mas importante, mucho más, que la ropa que nos ponemos.

Las acciones dicen más que las palabras, y una sonrisa expresa: “Me gusta usted. Me causa felicidad. Me alegro tanto de verlo.” La sonrisa de un bebé tiene el mismo efecto.

¿Una sonrisa poco sincera? No, a nadie engañaremos. Sabemos que es una cosa mecánica y nos causa enojo. Hablo de una verdadera sonrisa, que alegra el corazón, que venga de adentro, que valga buen precio en el mercado de sonrisas verdaderas.


¿Por qué entrar a este blog y leer acerca de cómo ser bienvenido en todas partes? ¿Por qué no estudiar profundamente la técnica del más grande conquistador de amigos que ha conocido jamás el mundo? ¿Te preguntarás, quién es? Es muy posible que lo hayas visto esta mañana, en tu casa o por la calle. Lo reconocerás ya que estando a cinco metros de ti, te agitaré la cola. Si te detienes a acariciarlo, saltará como enloquecido para demostrarte lo mucho que te quiere. Tú sabes muy bien que detrás de esa muestra de afecto no hay motivos escondidos: no quiere venderte un carro, no quiere venderte una casa, no quiere casarse contigo ni mucho menos pedirte dinero prestado.

¿No te has detenido a pensar que el perro es un animal que no tiene que trabajar para ganarse el sustento? La gallina tiene que poner huevos, la vaca dar leche y el canario cantar. Pero el perro se gana la vida sólo con demostrar su cariño por el dueño.


Cuando Dios elaboró el plan de tu vida, eligió a las personas adecuadas, las circunstancias y las oportunidades correctas. Ya ha liberado en tu futuro su favor, oportunidades sobrenaturales, conexiones divinas. Debes entrar a las bendiciones de Dios, Él ya tiene preparado todo para ti y para mi, ya las está liberando en el futuro. Tal vez no las puedas ver, ni entender, pero eso no significa que no existan. No pierdas la fe y sigue dando lo mejor de ti; te sorprenderás a lo que llegarás.


Cuando estaba muy pequeño y mis padres me tomaban en sus brazos, venían hermanos y les decían: “cuando crecen es el problema”. Fui creciendo y cuando ya era casi un adolescente: “ya verá que a esa edad son tremendos los jovencitos, ya lo verán”. Luego fui creciendo y esas predicciones jamás pasaron, soy una persona, gracias a Dios, que nunca ha desfallecido en el camino de la búsqueda de Dios.

Mis padres decidieron no permitir que esos miedos despertaran. En cambio ellos despertaron su fe. Ellos no esperaron que sus hijos causaran problemas, esperaron que se destacaran. Esperan que hagan grandes cosas con sus vidas.


Envidiar es una emoción que no sólo implica anhelar lo que la otra persona tiene, querer estar pasando por la misma circunstancia que el otro; el acto de envidiar implica mucho más: te coloca en un plano de continua insatisfacción y de queja permanente. La envidia nace de la sensación o de la creencia de que nunca voy a tener lo que el otro posee.

Son emociones que lentamente nos destruyen, sin darnos cuenta de que la procesión va por dentro.

Reyerta, incomodidad, rabia y ahogo son sentimientos con los que nos encontramos al pensar que no hemos alcanzado lo que otros sí tienen.

Podemos envidiar un carro, un cuerpo espectacular, una casa hermosa, una inquebrantable salud, un cargo de jerarquía, un buen esposo, una mujer atractiva e inteligente, las habilidades de un amigo y muchas cosas más.


Dios te creo a ti y a mi para que le sirvamos, le alabemos y le demos la honra y la gloria. Ahora bien, acá hay algo implícito, Dios quiere verte feliz, esto ya que nadie puede alabar sino está regocijado, feliz. Dios sin lugar a duda quiere bendecirnos, no te quiere maldecir. Quiere ampliar tu territorio.

Si vamos a ver el pleno florecimiento de Su gracia, tenemos que aprender a hacer oraciones osadas. Muchas veces creemos que no debemos pedir demasiado. Nadie quiere parece avaro o egoísta. Muchos dirán “Si Dios quiere bendecirme, Él lo hará, después de todo Él es Dios.” Pero así no es. Dios espera que le pidamos. Si no estás pidiendo el favor de Dios, sus bendiciones, su aumento, no estás liberando tu fe.

Es momento del favor de Dios

En la Biblia se nos habla que Dios sabe de qué cosas tenemos necesidad antes que se las pidamos. Pero en ningún momento nos dice que no se las pidamos, estaba hablando sobretodo de las vanas repeticiones para pedir.

Hay quienes piden, pero con oraciones muy pequeñas, “Dios si sólo me das un empleo”, “un aumento pequeñito para meter a mi hijo a un mejor colegio”, “Dios si solo me ayudas a que mi matrimonio sobreviva”, “Tan solo con tener para comer estaría agradecido”.

Debemos tener cuidado con estas pequeñas oraciones. Al rato se pueden hacer realidad a tu vida.

Debemos ser mucho más osados y atrevernos a orar diferente: “Dios, no te pido sólo que satisfagas mis necesidades, sino que me bendigas tanto que pueda ser una bendición para otros.


Recuerdo que en el año 1996 escuché en una iglesia un par de conceptos que nunca se me olvidarán, la Voluntad Perfecta y la Voluntad Permisiva de Dios. Créeme que es súper sencillo de comprender pero hasta ese momento no sabía como llamarle al hecho cuando una persona no hace la voluntad de Dios, se le llama voluntad permisiva.

Tu sabes que como seres humanos, Dios nos ha brindado un libre albedrío. Significa que si lo deseas puedes hacer lo bueno y lo malo. Está en tus manos tomar cualquiera de estas opciones: esta tarde después del trabajo enamorar a tu esposa llevándole rosas y escribiéndole un poema, o bien puedes buscar en la lista de celulares de viejas amigas e invitarla a un “café” que terminará en noche de tragos e infidelidades.

Hoy no escribo para persuadirte a que busques hacer la voluntad perfecta de Dios o la permisiva; sino más bien escribo para hacerte ver las diferencias abismales entre ambas. Estamos claros que Dios te brinda un libre actuar y pensar, es más, hasta nos da la opción de creer en Él o no; pero eso no significa que todo lo que hagamos esta bien o acorde a la santa y perfecta voluntad de Dios.


No me dejarás mentir, no hay nada como las cosas originales. Puede ser que al principio resulten las imitaciones un tanto parecidas a las originales; sin embargo al pasar un poco los días es notoria la diferencia en términos de calidad. Creo que todas las personas con uso de razón, es decir, con una sensatez y equilibrada mente prefiere lo original a una imitación, por más fina que esta sea.

Resulta curioso que cuando hablamos en términos de nuestra vida espiritual no hacemos lo que decimos, es decir casi todos profesamos ser cristianos, gente que va a la iglesia que reconoce que existe un Salvador, que Dios es verdadero y que son hijos de Dios; sin embargo a la hora de la verdad, el diario vivir no concuerda con lo que divulgamos. Por una parte decimos que vamos a la iglesia y que seguimos a Dios, pero por otro lado nuestras acciones distan mucho del comportamiento de un verdadero hijo de Dios.