¿Y si todos fuéramos homosexuales?


Antes que nada quiero aclarar que el tema de esta reflexión no es pregunta capciosa, más bien se trata de una pregunta que no trata de esconder nada, totalmente legítima y, tomando en cuenta el auge homosexual, hasta obligatoria en inicios del 2012. Debo aclarar también que mi intención no es hacer un chiste de una situación social, ni tildar o etiquetar a alguien. Lo que busco es comentar dicha orientación sexual desde un punto de vista donde raras veces se analiza.

Empezamos el año y una de las noticias que han acaparado la atención de buena parte del mundo (mucho más que el terremoto de 7 grados que hubo en Japón hace dos días) es la próxima boda entre el “ex Menudo” Ricky Martin y su desconocida (para mi) pareja que resulta ser un hombre también. Vemos cada vez muchas más “estrellas” del cine, del escenario y de la televisión con tendencias homosexuales, tanto hombres como mujeres. Para tus hijos de 7 años no es nada extraño que “Ricky” se case con un hombre. Casi todas las series de televisión que tú y tu hijo miran defienden a capa y espada a toda orientación homosexual; es más, no tardará el día en que los compañeritos de tus hijos en la escuela tengan dos hombres o dos mujeres como padres. No te digo que no existen ya, sin embargo al ritmo que vamos ese fenómeno se proliferará drásticamente. Llegará el día en que un joven podrá con libertad tener novia y si no funciona, tener novio y será lo más normal del mundo. Cada vez los niños son influenciados hacia la atracción por el mismo sexo, lo quieran o no.

Para muchos todo esto es libertad de vivir, de respetar los derechos de las personas, de popularidad política, de tener una apertura social y democrática. El que no está de acuerdo con el homosexualismo es visto como un cavernícola, antisocial, de mente corta, cuadrado y anticuado, algunas veces son llamados extremistas religiosos. Pero bien, quiero ir aterrizando con la idea de esta reflexión: ¿Qué tal si todos nos hiciéramos homosexuales?

Leyendo el Génesis, me encuentro que en un principio creó Dios al hombre y luego a la mujer como su ayuda idónea. También Dios creó a los animales, macho y hembra y les ordenó que se multiplicaran y llenaran el mundo. Qué tal  si luego de que Adán y Eva comieron del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal hubieran decidido, ellos y sus hijos, ser homosexuales ¿qué hubiera pasado? ¿inseminación artificial? uhmm no creo, ya que no había ciencia ni tecnología para esos pasos. Tus conclusiones son correctas: ni tú, ni yo estaríamos vivos y Ricky Martin no se casaría. No hubiera habido humanidad, Adán, Eva y sus pocos descendientes hubieran muerto sin reproducirse. Pudo suceder ¿no lo crees? los primeros seres humanos tenían las mismas libertades que nosotros y hubieran podido decidir ser homosexuales, y no bisexuales o heterosexuales. ¿Imagínate si los animales decidieran ser homosexuales y ya no reproducirse más? Todos fuéramos vegetarianos y llegaría un momento en que muchas razas animales que se reproducen sexualmente dejarían de existir.

Pueda que no estés de acuerdo con mi alarmante propuesta de mundo si todos decidiéramos ser homosexuales, pero estarás de acuerdo con el principio que trato de comunicar: Desde el punto de vista de preservar la raza humana y el equilibrio del reino animal, la homosexualidad no termina de cuajar ni hacer sentido tomando en cuenta todo el escenario. Esto no es ser cuadrado, ni anticuado, ni extremista, es solo tener sentido común y filosofar un poco del tema. Creo firmemente que el hombre y la mujer antes de tomar una decisión de su orientación sexual debe tener un acercamiento con Dios y preguntarle qué desea su Creador para su vida. Creo que ir en contra de todo orden de Dios, ya sea al corto o largo plazo, produce muerte en el ser humano. Piénsalo. Si no crees en Dios y prefieres creer en la teoría evolucionista (la cual, dicho sea de paso tiene muchísimos menos argumentos y evidencias científicas), te puedes hacer la pregunta ¿qué tal si el mono hubiera sido homosexual? Lo que quiero dejar claro es que todo este tema no hace “click”. Sin la adopción, la inseminación artificial o las presta vientre las parejas homosexuales no tendrían el enorme privilegio de tener un hijo, y eso, sea del punto de vista donde lo veas, seas cuadrado o totalmente abierto de mente, suena un tanto forzado y hasta raro. La conclusión que resulta de todo esto es que no puede existir ni preservarse la homosexualidad sin la heterosexualidad, es una manera de vivir que ni siquiera es auto sostenible a lo largo del tiempo.

No quiero crear conflictos con esta lectura, solo quiero que reflexiones viendo este fenómeno social desde un punto de vista poco habitual. Hay cuestiones que debemos analizarlas detenidamente y no dejarnos llevar por los impulsos.

Génesis 5. 2 Varón y hembra los creó; y los bendijo, y llamó el nombre de ellos Adán, el día en que fueron creados.

por Josué Manuel Guzmán
Anuncios