¿Qué significa Q.D.D.G. o Q.D.E.P.?


Normalmente cuando muere una persona la gente dice “Que descanse en paz” o “Que de Dios goce”, independientemente haya sido una persona buena o mala. Hasta el día de hoy no me explico el por qué las personas piensan que todos los seres humanos cuando toman el camino de la muerte tiene como destino final el cielo, cerca de Dios.

Muchos dicen “el cielo y el infierno no existen”; pero pareciera ser que la sociedad opina un tanto diferente, la gran mayoría piensa que el infierno no existe y el cielo si. La gente opina que el infierno solo está preparado para el mismo Satanás y sus “ángeles negros” y para gente muy mala como asesinos, violadores y secuestradores. Para el que no cree en el infierno yo le puedo hacer una pregunta ahora ¿Tienes pruebas fidedignas de que no existe tal lugar de tormento? ¿Acaso ya te has muerto y por lo tanto estar seguro que no existe?

En la Biblia en Mateo 22 se nos habla que muchos son los llamados pero pocos (yo diría muy pocos) los escogidos. ¿Sabes por qué? la razón es bien sencilla: Casi toda la gente piensa que irá al cielo cuando muera, la gente cree que solo porque le ponen en la tumba y en una esquela en el periódico las letras QDDG y QDEP tienen boleto a un lugar de descanso después que dejan la vida.

Hay dos ideas bien erróneas en la humanidad: la primera es que todos son hijos de Dios, y la segunda es que cuando muramos todos nos vamos a ir al cielo. Yo no es que quiera desmotivarte o asustarte, más bien quiero alarmarte a que no tomes a la ligera tu vida. Lamentablemente la mayoría de las almas se perderán en el día final, no todos son hijos de Dios y no todos cuando mueran irán a un lugar de reposo, más bien, muchos irán a un lugar de tormento.

Muchos dicen que creen en Jesús y que le siguen, pero sus vidas no cambian absolutamente nada, siguen en su estado que “la vida es playa”. Cuando una persona cree realmente en Jesús, se le nota, esa persona cambia, esa persona es diferente ya que procura hacer la voluntad de Dios y no la de él.

Hoy te invito a que realmente vivas una vida después de la muerte, te invito a que te asegures que cuando mueras goces de Dios y descanses en paz. Acepta a Cristo como tu único y suficiente Salvador personal, no te arrepentirás.

Mateo 22. 14 Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.

por Josué Manuel Guzmán

Anuncios