Salir de la tentación


Cuando queremos rebajar unas libras de más nos ponemos a dieta y nos privamos de alimentos que regularmente nos gustan en gran manera, tales como los pasteles, las gaseosas, las golosinas, los sorbetes y toda clase de fritura.
¡Qué rico es comer frito! No se por qué pero las frituras saben mejor que cualquier otro tipo de alimento y se convierten en una gran tentación cuando la comparamos con comida asada o un plato de ensalada.

Cuando quieres rebajar una simple coca cola se puede convertir en tu mayor tentación, la mordida a un pedazo de pastel de chocolate significa el caer abruptamente de tu régimen de dieta. Soportar la tentación sin caer en ella no es nada fácil. Todas las personas luchamos a diario ante alguna tentación. El caer en una de ellas puede significar un retroceso seguro en nuestra, el permitirte una cerveza podría darte la puerta a una borrachera de la cual no quieres repetir. El llamarle a esa bella compañera de trabajo puede significar una infidelidad en tu hermoso matrimonio. El observar esa página pornográfica te da la bienvenida a 15 años de esclavitud.

El caer en la tentación representa daños graves a nuestra humanidad, trastornos en nuestra salud, desequilibrios mentales, calamidades en la familia y una serie sin fin de consecuencias. Lo mejor es imitar a Jesús que soportó la tentación y salió victorioso. Acerquémonos a Jesús para soportar la tentación, con nuestras propias fuerzas dudo que podamos ganar.

Lucas 4 13 Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo.

por Josué Manuel Guzmán

Anuncios